8 mitos sobre los gatos

8 mitos sobre los gatos

Los gatos siempre han sido consideradas criaturas místicas, mágicas, y con el tiempo han sido asociados con muchas historias y mitos. Algunas de estas historias pueden ser ciertas, pero otras, por ejemplo, como la de que los gatos tienen siete vidas, no son ciertas.

Los gatos tienen siete vidas

De hecho, los gatos tienen una sola vida, al igual que el resto de nosotros. Pueden meterse en problemas y sobrevivir, pero esto no tiene nada que ver con tener más de una vida. Si un gato se enferma, tiene que ir al veterinario. Sin embargo, si están bien cuidados, alimentados con comida de calidad, una dieta equilibrada y por lo menos una visita anual al veterinario, los gatos pueden vivir felizmente durante años.

Los gatos mueven las colas cuando están felices

Es muy difícil interpretar este gesto. Por lo general, un gato mueve la cola cuando ve algo nuevo que le ha llamado la atención.

La leche de vaca es buena para los gatos

Muchos gatos son muy intolerantes a la leche de vaca y esta puede causarles un dolor de estómago grandísimo acompañado de episodios de diarrea.

El ajo es un insecticida natural para gatos

Mucha gente piensa que si se echa un poco de ajo a la comida del gato, este le ayudará a deshacerse de los gusanos intestinales molestos. Sin embargo, el ajo así como la cebolla (o cualquier otro vegetal de la misma familia), contiene una sustancia llamada disulfuro de N-propilo. Esta sustancia es realmente peligrosa para los gatos, ya que destruye las células rojas de la sangre. Esto significa que puede llegar a sufrir de anemia.

Los gatos no necesitan hacer ejercicio

Mucha gente piensa que los gatos no necesitan hacer ejercicio, porque los gatos tienen un carácter independiente. Sin embargo, los gatos tienen una gran necesidad de ejercicio para mantenerse sano y feliz.

Nuestros amigos felinos son una alegría cuando están alrededor nuestro. Pero tenemos que entender mejor a nuestras mascotas y entender la diferencia entre lo que es ficción y lo qué es realidad.