Monday, 23/1/2017 | 8:39 UTC+1
2mascotas

Que hacer en caso de mordeduras por perros

mordedura-perro

La mordeduras por perros debe ser tomada como un problema de salud pública por ello existen medidas y normas que regulan el tránsito de ellos dentro y fuera del hogar.  La mordedura es ocacionada por una patología o virus que atraviesa el perro si no es vacunado y mantiene un seguimiento con su veterinario de confianza.  La Rabia ha existido desde la antigüedad, los primeros reportes de la misma se encuentran en el código de Babilonia Eshnuna en el siglo 23 A.C., esta palabra proviene del latín RABERE, el nombre del género se deriva de la mitología griega: Lyssa (Aucma) era una diosa o el espíritu de la rabia, la furia, la locura furiosa y el frenesí. Los “genotipos” existentes sirvieron como base para la taxonomía de lyssavirus pero se refinaron para satisfacer las normas oficiales del Comité Internacional, que aplican a entidades más complejas como las especies virales. La rabia es una encefalitis aguda o meningoencefalitis debida a una infección por lyssavirus.

 

Si se es víctima de mordedura las medidas de salud que se deben aplicar son:

 

  • Llevar al paciente al centro asistencial más cercano, para que sea evaluado el grado de intensidad de la mordedura.
  • Lavar la región afectada con solución antiséptica o jabón y agua a chorro por 10 minutos, frotando con firmeza para eliminar residuos pero evitando traumatizar el tejido.
  • En mucosas lavar por instilación profusa, con solución fisiológica durante 5 minutos.
  • Desinfectar la herida con Alcohol al 70% o solución de yodo-povidona al 5%.
  • Valorar el cierre quirúrgico afrontando los bordes con puntos que deben quedar flojos para que no impida la salida de líquido suero-hemático.
  • Aplicar si es necesario Inmunoglobulina antirrábica humana, secar y cubrir la herida con gasas estériles. Y valorar uso de toxoide tetánico y antibiótico.
  • Si está en riesgo la vida del paciente hospitalizarlo.

¿Que hacer en caso de mordeduras por perros?

Por otro lado existen otras medidas epidemiológicas que se deben tomar en cuenta al momento de atender un paciente que fue víctima de mordeduras de perro por el virus de la rabia:

 

  • Antecedentes epidemiológicos de rabia en la comunidad o población donde existe la exposición.

 

  • Es necesario identificar las causas que originaron la agresión del perro:

 

  • Al ingresar un paciente que fue víctima de mordeduras por perros es normal o común que acuda angustiado, preocupación, con malestar y en ocasiones refiere sintomatología sugestiva de la enfermedad y exige la aplicación de vacuna porque sabe que es una enfermedad incurable.
  • Es necesario que el médico tratante lo tranquilice proporcionándole la información obligatoria y la importancia de saber si el perro es conocido o no.
  • Se debe preguntar como ocurrió el incidente, puntualizando si fue en alguna casa o en la calle para establecer los siguientes supuestos:
  • Es el perro de la cuadra que todo el mundo cuida y alimenta pero que no tiene dueño y su función es cuidar esa calle.
  • Perro que sale a la calle por diversas causas y agrede por estar en un entorno desconocido.
  • Perro que pasó solamente y no tiene dueño.
  • Y cualquier otra pregunta que se considere necesaria para el diagnostico y tratamiento.

 

Si la mordeduras por perros ocurrió en la casa, pudo ser causada por alguno de estos tipos de agresiones del perro:

 

  • Defensiva: cuando el perro se siente amenazado por una persona extraña, por ejemplo cuando la hembra protege a sus crías.
  • Embestida: el hombre invade lo que considera su territorio, se juega de forma violenta y el perro siente dolor y agrede o cuando una persona intenta separar al perro cuando está peleando.
  • Nociva: el perro cuida su alimento y agrede cuando el humano recoge el alimento o se aproxima a donde el perro lo resguarda.

 

Ahora bien si el ataque y  mordeduras por perros ocurrió motivado por lo antes expuesto no hay que pensar que se trata de rabia, ya que la OMS clasifica la exposición de la siguiente manera:

 

  • Exposición sin riesgo: No hay contacto directo con la saliva del animal o cuando la persona sufrió lamedura en piel intacta y sin lesión. No amerita vacunación antirrábica.
  • Exposición de riesgo leve:
  1. Persona sufrió lamedura en piel erosionada o en herida reciente.
  2. mordeduras por perros superficial que incluye epidermis, dermis y tejido celular subcutáneo, en tórax y abdomen o miembros inferiores.
  3. Si el perro es conocido se mantiene en observación por 10 días sin necesidad de Inmunoglobulina y solamente vacunación antirrábica que se suspende a la tercera dosis si el perro no presenta sintomatología.

 

  • Exposición de riesgo grave:
  1. La persona sufrió contacto con saliva del animal rabioso en mucosa ocular, nasal, boca, anal o genital.
  2. La mordedura en cabeza, cara, cuello o miembros superiores.
  3. La mordeduras profundas o múltiples (2 o más) en cualquier parte del cuerpo.
  4. La mucosa de la persona expuesta entra en contacto con la saliva de un animal rabioso confirmada por laboratorio.
  5. Es un paciente inmuno-comprometido.

 

Si la mordeduras por perros desconocido o con riesgo grave requerirá de tratamiento post- exposición:

  • Inmunoglobulina antirrábica humana a razón de 20 UI por kilogramo de peso, de ser posible la mitad se infiltra alrededor de la herida y la otra mitad intramuscular profunda y la aplicación de 5 dosis de vacuna antirrábica humana. Esta vacuna se aplica en la región deltoidea en niños mayores de 1 año y en la región anterolateral del muslo en niños menores.
  • Si el paciente acude después de los 15 días de la exposición se aplican 2 dosis de vacuna antirrábica humana como día 0, el día 7 la segunda dosis y el 21 la ultima dosis. Pero se tiene que tomar con reserva que se alcance a proteger al paciente.

 

¿Qué sucede si el paciente suspende el tratamiento antirrábico?

 

  • Si el paciente no acude en las fechas programadas e interrumpe su esquema después de recibir 2 dosis y: No transcurrieron más de 10 días, el día que acude se aplica la tercera dosis y la cuarta y quinta dosis se programan a los 7 y 21 días de la 3ª dosis respectivamente.
  • Reinicia después de 10 días, se aplica una dosis en los días 0, 2 y 4.
  • Si se trata de una mujer embarazada no está contraindicada la vacuna antirrábica y la inmunoglobulina la cual se calcula en las mismas dosis.

 

Posibles reacciones ante la vacuna antirrábica humana:

 

  • Dolor y enrojecimiento en el sitio de aplicación, posible elevación de la temperatura, adenomegalias y rara vez náuseas, vómito, taquicardia, bradicardia, hipertensión, eritema, urticaria y disnea, para los cuales se brinda atención médica correspondiente y se mantiene en observación al paciente.
  • Desde el punto de vista local y por los antecedentes actuales de que no está circulando el virus de la rabia se puede concluir que aquella agresión que no implique mucosas, cabeza o cuello y si el perro está identificado, debemos mantener en observación al animal por un periodo de 10 días y solo en caso de que cambie de conducta, se pierda o desaparezca se iniciará el esquema de vacunación antirrábica.
About

Sígueme en Twitter

Siguenos en Google+

Siguenos en youtube

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 3 suscriptores

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR