¿Tu gato te amasa? Mira el porqué.

¿Tu gato te amasa? Mira el porqué.

Seguramente en más de una oportunidad has tenido a tu gatito sobre ti y este a comenzado a amasar tu pierna con sus patitas, quizás lo hayas visto en oportunidades amansando una almohada, manta o cobija  como si se tratara de todo un maestro panadero en busca de darle al pan la mejor textura. Si has puesto atención detenidamente a estos actos de tu gato podrás fijarte que no solo lo hace con cosas materiales sino que incluso lo hacen contigo, no importa si es un gato pequeño o adulto, la gran mayoría lo hace.

¿Por qué? ¿Para qué hacen eso?

Comenzando por las mantas, podemos decir que tradicionalmente en la cultura popular los dueños de los gatos lograban asociar este comportamiento hacia algo raro, ¿un gato amasando una manta? ¿Por qué lo hace? Bueno, explicando esto se hizo un estudio que explicaba que los gatos detestados o separados de su madre demasiado pronto, podría exhibir este tipo de conducta en lo largo de su vida para compensar o suplir el tiempo que debían haber estado con su madre siendo amamantados por ella. Esto explica que el amasar las mantas resulta ser un suplicio hacia la falta de la madre.

Pero eso es una regla o teoría totalmente falsa, si fuera por ellos todos los gatos en el mundo se detestaran porque un gran número de felinos son amantes de amasar a las mantas así que por eso mismo debemos de descartar la idea por completo.

¿Por qué los gatos amasan mantas y nuestra barriga?

Básicamente se puede decir que los gatos amasan cuando se sienten completamente a gusto en un ambiente, el sentirse relajados y tranquilos hace que sean felices y se sientan completamente protegidos. Si nos fijamos un poco más en esto, resulta ser completamente cierto, ya mientras los gatos lo hacen suelen ronronear mucho y en algunos casos se babean del placer que sienten.

Los gatos comienzan a usar este movimiento desde muy pequeños, siendo un poco más acertados desde el mismo momento en el que nace y comienzan a ser amamantados por la gata. Al amasar sus mamas la leche logra fluir de mejor forma permitiéndole así obtener mucho más alimento. Esta propia acción también ayuda a la madre a relajarse mientras está alimentando a todas las crías, así el pequeño gato puede recrear esas imágenes en su cabeza cada vez que amasa algo.