Los gatitos y las plantas de la casa.

Los gatitos y las plantas de la casa.

Cuando optamos por tener en casa a un animalito felino como lo son los gatos, debemos de considerar la serie de aspectos que hay que estudiar en tanto a ellos como nosotros también. Los gatos por lo general resultan ser animales muy tranquilos, pero al mismo tiempo resultan ser gradualmente traviesos y les encanta moverse por la casa y jugar con cualquier cosa que encuentran. Les fascina correr y cuando lo hacen, tratan de captar y encontrar los nuevos lugares desconocidos. En total son unos animales realmente curiosos y traviesos.

Todas aquellas personas que tienen un gato saben y conocen las fatales desgracias que ocurren cuando los felinos comienzan a interactuar con las plantas de la casa. Los gatos suelen sentirse atraídos por las plantas y tarde o temprano, así no lo queramos, estos tendrán un contacto directo con nuestras plantas y de ellos y nosotros dependen que tan lejos puedan ir. Además, la tierra de las macetas increíble logran convertirse en un juguete para ellos, el llenar sus patas de tierra y repartirla por toda la casa es una fascinación de ellos y más aún cuando la maceta es realmente grande.

Esto suele presenciarse en los gatos muy seguidos, es una conducta que presentan todos y si bien para muchas personas suele ser molesto, pues nos tocara ordenar, recoger y volver a dejar todo en su lugar gracias a nuestro gato desastroso pero, por algo lo queremos, ¿cierto? Mientras el tiempo avance, nos iremos acostumbrando a esta conducta y no tendremos otra alternativa que solo limpiar el gran desastre que ha realizado el pequeño bribón.

Junto a todo esto, debemos recordar que existen una gran variedad de plantas que pueden resultar toxicas y nocivas para nuestros gatos, por ejemplo: Cyclamen, Peineta (flor de pascua), Dieffenbachia, Azalea, Wisteria, Oleander, Aucubam, Rohododendron, Ficus, Hortensias, Adelfas, Crisantemos y Mistletoe.

Si tenemos un gato en el hogar, lo mejor es que tengamos cuidado con cada una de estas plantas ya que pueden ser completamente asesinas para nuestros gatitos, es por eso que si queremos tener plantas y gatos en nuestro hogar, lo mejor que podemos hacer es optar por plantas que no puedan causarle algún problema neurológico, cardiaco, digestivo o dermatológico a nuestro gatito. De este modo hay que evitar a toda costa y tomar precauciones de que el gato muerda las hojas de las plantas o juegue con su arena.