¿Por qué los gatos suelen ronronear?

¿Por qué los gatos suelen ronronear?

Todos en algún momento hemos acariciado a un gatito o incluso este se nos ha subido encima y ha comenzado a hacer sonidos raros que tal vez puedan o no preocuparnos pero es un estilo de curiosidad que cualquiera quisiera saber, si tomamos por ejemplo a los gatitos mas pequeños, cuando estos nacen comienzan a hacer una especie de sonido y su cuerpo vibra un poco, a este tipo de comportamiento suele retribuírsele el nombre de “ronroneo” y es algo que siempre mantienen presente los gatos desde el momento de nacer y representa dos cosa:

  • Placer
  • Dolor

Si buscamos una teoría exacta que nos explique por qué existe el ronroneo de los gatos seguramente no encontraremos una que sea 100% verdadera puesto a que existen cerca de 3 teorías que explican acerca de este fenómeno en los mininos, si estudiamos un poco acerca de esto podemos encontrar a la primera teoría que explica que esto puede suceder por rápidos temblores originados en la laringe del animal; la segunda son unas falsas cuerdas vocales y por ultimo tenemos a un ronroneo que se origina en una vena cava posterior.

Cualquiera de estas teorías puede ser cierta pero lo cierto es que no tenemos verdaderamente claro del porque los gatos suelen ronronear, lo cierto es que no solo queremos saber cómo se originan los ronroneos sino, ¿Por qué lo hacen?

Si bien muchas veces hemos escuchado a personas que interactúan constantemente con los gatos que explican que esto es un método de cariño hacia las personas, también puede referirse a dolor o alegría como por ejemplo el de una gata que acaba de ser mamá y está anunciando que las pequeñas crías han nacido. Esta parte también es considerada como un método de comunicación de los gatos hacia nosotros los humanos que aunque no logramos entender bien, sabemos que nos tratan de expresar algo mucho más.

Como ya he mencionado, el ronroneo puede significar dos cosas, o que el gato se encuentra muy a gusto con nosotros o que tiene una especie de incomodidad y no quiere que nos le acerquemos, por lo general en la segunda opción suele ser un poco más evidente que la primera puesto a que en esta opción el animal puede activar un mecanismo de autodefensa si queremos acercarnos y puede bien escapar o lesionarnos con sus uñas en sentido de defensa.