Como mejorar la alimentación de nuestros cachorros durante la lactancia

¿Cómo  podemos mejorar y optimizar la alimentación de nuestros perritos durante el proceso de lactancia y poder destetarlos disminuyendo así el índice de mortalidad?

                Si recordamos las veces que hemos acompañado a nuestra perra y sus cachorritos a travesar el camino de la lactancia, podemos tener en nuestra memoria como algunos mueren por diferentes factores. Por ello es importante verificar el número de pezones y si son suficientes para la cantidad de cachorros ya que es de suma trascendencia esa primera leche por el llamado calostro por la cantidad de nutrientes y anticuerpo que este le aporta al cachorro para que pueda combatir las bacterias y agentes infeccioso que pongan en peligro su vida. Dicho calostro ayuda en la reparación de los tejidos y el óptimo crecimiento celular, aumenta la protección del intestino y le fortalece el sistema inmune.

A partir de lo antes expuesto podemos ver las estadísticas en diferentes estudios y todos coinciden en que por lo menos un 30% aproximadamente muere antes de alcanzar el destete o por otros factores inadecuadas condiciones ambientales (frio, calor, la morada o cama utilizada, calidad de la leche o poca producción de la misma, estado físico de la madre o problemas genéticos, falta de estimulo para la succión, y de nutrición), pues desde el momento que se les quita el cordón umbilical y dejan de percibir la irrigación sanguínea maternal se da inicio a sus necesidades tradicionales.

Pero es importante aclarar que dicha cifra de mortalidad es de cachorros nacidos en hogares que son primerizos en el cuidado de su perra y cachorros durante la lactancia, sin los cuidados sanitarios y de primeros auxilios adecuados, por ello es de vital importancia si estas dentro de este grupo buscar a tu veterinario de confianza y hazle todas las preguntas posibles manteniéndola constantemente para casos de emergencia.

Por otro lado no podemos olvidarnos de nuestra perra ya que después del periodo del calostro ella iniciara a producir su leche durante seis (6) semanas hecho que aumenta su necesidad de la ingesta de agua por ello se recomienda colocarle su recipiente cerca del lugar donde se encuentra con sus cachorros porque ella pocas veces los dejara solos al igual que el consumo de sus alimentos para que no se debilite durante la lactancia y pueda producir una leche de calidad y esta tendrá que ver con la fisiología de la madre, genética, estado físico de la perra como del número de cachorro que alimente.

Otra forma de mejorar y proteger la natalidad de nuestros cachorros es complementando la lactancia con una papilla de alimento para cachorro repartido de 5 a 6 veces al día y según las normas habituales debe hacerse a partir del día 28-35, aunque otros lo hacen al día 15-21, esto disminuirá los problemas de diarreas y la mortalidad en el proceso de pre-destete. No se debe dar pan mojado con leche o carne ya que están en su proceso de fortalecimiento de la mucosa estomacal y puede producirle cuadros diarreicos.

En cuanto a su crecimiento esto varía según la raza del cachorro, observándose que durante la pesada de ellos en los primeros 60 días de vida pueden crecer entre 10 y 18 veces su peso de nacimiento, es decir al nacer pesan aproximadamente el 12% del peso de la madre y a las cinco y seis (5-6) semanas pesan lo equivalente a la madre, esto tiene que ver con el tamaño de su estomago y la cantidad de tetadas que necesita durante el día para poder sentirse satisfecho.

Tomemos en cuenta todos estos consejos si estamos en el proceso del nacimiento de cachorro de manera que podamos ayudar a nuestra perra y evitemos el deceso de alguno de ellos ya sea por factores climáticos no adecuados, espacio inadecuados donde permanecen ocasionando el deceso por asfixia y por falta de ingesta de leche materna suficiente y la alimentación complementaria debidamente supervisada.

Por último no menos importante durante este proceso es no agobiar a la madre ni a los cachorros con mimos o caricias ya que esto más allá de agradarles les puede generar estrés o ansiedad ya que después del parto y durante el proceso del inicio de la lactancia ambos necesitan paz y tranquilidad para recuperarse nuestra perra y para ellos aprender a sobrevivir fuera del vientre de su madre con la alimentación por succión de la leche materna.