Conociendo a los hurones

Conociendo a los hurones

 

Comencemos por saber que los hurones son mamíferos que pertenecen al grupo de los carnívoros dentro del reino animal. Razón por la cual se encuentran de alguna manera emparentados con los armiños, los visones, las martas, entre otros. Todos y cada uno de estos increíbles animales son estupendos cazadores y se alimentan principalmente de pájaros y roedores.

En el mundo son conocidas muchas especies de hurones, por ejemplo, en la Argentina encontramos por lo menos tres especies como lo son el hurón mayor, el menor y el huroncito patagónico. Mientras que los hurones domésticos, son una sola especie, el conocido como Mustela furo, que no se encuentra en libertad en ninguna parte del mundo por su condición de mascota.

 

La historia de los hurones

 

La primera vez que se les domesticó fue cerca de los años 1500 antes de Cristo; en un principio se utilizaba a los hurones para hacer salir de sus madrigueras a los conejos y así poder cazarlos con mayor facilidad; también se les usaba de forma cotidiana para el combate de las ratas y ratones en casa. Y aunque en algunos países de Europa se les usa aún como cazadores de ratas, lo cierto es que estos animales se han convertido en una excelente compañía.

 

Diferencias en el sexo de los hurones

 

Son grandes las diferencias que existen entre los hurones machos y las hembras. Entre las que podemos encontrar que:

  • Las hembras raramente superan un peso de un kilogramo y medio, o los 30 centímetros de largo, no contando su cola en las medidas.
  • Por su parte los hurones machos llegan a pesar hasta 30 kilogramos y sus medidas rondan los 40 centímetros.

 

En lo que sí coinciden es en el pelaje, aunque este suele ser de muchos tipos, el más común es aquel de color arena que incluye una especie de antifaz, mientras que las patas, la cola y le vientre tienen un tono un poco mas oscuro.

 

Los hurones como mascotas

  • Los hurones son animales muy sociables e inteligentes. Pueden aprender a atender el llamado de sus dueños y hasta se adaptan a ser paseados con correa.
  • Se trata de mascotas divertidas y muy juguetonas, y lo mejor es que lo hurones mantienen ese espíritu con el tiempo.
  • Requieren los mismos cuidados y atención diaria que cualquier perro o gato. Además aprenden hábitos al igual que estos.
  • Los hurones pueden vivir en jaulas, bajo la condición de que se les permita salir al aire libre por lo menos unas horas al día.