Consejos para el cuidado del poni como mascota

 

Consejos para el cuidado del poni como mascota

 

El poni o también conocido como el caballo en miniatura puede llegar a ser unas excelentes mascotas, claro está, siempre y cuando contemos con el espacio suficiente para que ellos vivan y se desenvuelvan con libertad. Sin embargo, al igual que sus familiares más grandes requieren que se les preste una gran atención en todo momento.

 

Más allá del físico del poni

 

El poni es un caballo de tamaño pequeño que no supera en estatura un 1,50 metro y por lo general suelen tener un peso que rondan en los 100 kilogramos. No obstante, sus pequeñas dimensiones no influyen en lo absoluto en sus capacidades frente a los demás caballos. Si bien poseen un físico de “fuertes y gorditos”, esto se debe a la gran cantidad de huesos que contiene en su cuerpo.

Pero si vemos al poni más allá del físico, podemos notar que dejando a un lado su apariencia, este pequeño caballo es utilizado en mucho deportes dada las sorprendentes cualidades que posee. Pues además de la fuerza que posee, es usado para dar paseos, practicar el salto, la doma e incluso para algunas terapias.

Si tomamos en cuenta su pequeña estatura y la sumamos junto con la fuerza que este caballo posee, notaremos que el poni es un animal hábil y que además cuenta con una gran agilidad; pudiendo saltar obstáculos de su propio tamaño y llegando a correr hasta los 50 kilómetros por hora. Siendo la mascota ideal para toda la familia.

 

Tengo un poni como mascota

Ahora lo que tienes que hacer es tomar los siguientes consejos como una regla.

  • Proporciona un espacio apto para que tu poni pueda moverse. Lo primero con lo que tienes que contar es con un pastizal que contenga barandillas que mida por lo menos dos hectáreas y cuente con fácil acceso.
  • El pastizal debe estar cubierto de hierba fresca, la misma se debe encontrar libre de suciedades o de agua estancada que vaya a perjudicar la salud del poni.
  • Cree un refugio cercano que además tenga las puertas abiertas y esté disponible para el poni en caso de que se presente una inesperada tormenta. Este refugio puede ser un granero y siempre debe contener paja fresca.
  • Alimente a su poni con heno de calidad, ya que esta es la mayor parte de su dieta. Puede agregar un poco de grano y algún regalo ocasional que sea saludable.
  • Revise por lo menos una vez por semana las pezuñas y los dientes del poni.
  • Lleve a su poni con el veterinario de forma regular.